oct 312014
 

Ayer vi el vídeo que ha sacudido YouTube esta semana. Es un vídeo de 2 minutos que ejemplifica lo que tiene que soportar día a dia una mujer cualquiera en una ciudad como Nueva York. Según los creadores, grabaron a la actriz protagonista durante 10 horas para contar las veces que era acosada, y esto es lo que han considerado más destacable:

La primera vez que lo vi, en parte por las expectativas generadas por el título, pensé que era bastante exagerado. A ver, no me malinterpretéis, no estoy justificando el acoso en ningún caso, pero si te dicen que han filmado 10 horas y lo han recortado a un minuto y medio, esperas encontrar los casos más chocantes, no simples “Buenos días” y “Holas”.

En el vídeo aparecen escenas lamentables de verdadero acoso, como el chico que persigue a la protagonista durante 5 minutos y varios comentarios soeces. Sin embargo, el hecho de que pongan en el mismo saco estos casos deleznables con un señor que ya se ve que no está en plenas facultades mentales y que le dice cosas a todas las personas que pasan delante suyo, qué queréis que os diga, a mí me da que pensar.

Otra cosa que me llamó la atención al ver el vídeo es que la mayoría de “acosadores” son negros o hispanos. En una segunda visualización he contado 5 hombres que podrían ser blancos. ¿Qué pasa con esto? ¿Es que los blancos somos más educados y los acosadores suelen ser de otras razas? Por lo visto no, al parecer, decidieron eliminar a los “acosadores” blancos.

Al parecer, el director del proyecto tiene cierta tendencia a estigmatizar a la población no blanca, como se desprende de algunos de sus proyectos anteriores. Según cuentan sus convecinos, es un niño rico que quiere “limpiar” su ciudad de pobres para que sea más bonita. Lo que los estadounidenses llaman “gentrification”, no sé si tiene equivalente en español.

Además del vídeo original, he visto también vídeos de otras personas que opinan sobre él. La mayoría de estos vídeos son basante críticos, como es normal, puesto que si no es para hacer algún tipo de crítica, no vale la pena comentarlo. Las críticas infundadas las he pasado por alto, he preferido centrarme en las críticas constructivas hechas con dos dedos de frente.

Me gustaría destacar el vídeo que ha subido una usuaria normal de YouTube con su opinión personal sobre el vídeo:

Comparto con ella su visión de que este tipo de enfoque sirve más para alimentar una guerra artificial entre sexos (y entre razas) que para poner fin a ningún tipo de acoso. Promueve la idea de que las mujeres son pobres víctimas que hay que proteger y los hombres somos crueles depredadores de los que hay que protegerse.

Aparte, está el tema de las donaciones. ¿Para qué se utiliza el dinero recaudado con este tipo de campañas? ¿Para hacer más vídeos como este? ¿Pagar alquileres de locales y sueldos de empleados? No veo muy claro cómo se puede ayudar a evitar el acoso callejero con donaciones, aunque seguramente tenga sentido.

En conclusión, opino que el vídeo está sesgado en varias dimensiones y que aborda un problema grave real de una manera tan reduccionista que logra obtener el efecto contrario del que, al menos en teoría, se pretendía.

oct 192014
 

Hace unos días, la Real Academia Española publicó la 23ª edición de su Diccionario de la lengua española, obra de referencia para todos los hablantes (y escribientes) de español del mundo.

Esta edición ha incorporado varias palabras nuevas, algunas más “polémicas” que otras. Seguramente ya habréis visto y comentado la que más revuelo ha casuado: “amigovio”.

Según la nueva edición, “amigovio” es una palabra que se utiliza en Argentina, México, Paraguay y Uruguay. Sin embargo, por alguna razón, ha sido noticia en más o menos todos los medios de comunición de España y mucha gente lo ha comentado con extrañeza, como si fuera tan inverosímil que no hayamos escuchado nunca en España una palabra cuyo uso se limita a determinados países de América.

En cambio, esta edición del Diccionario introduce varias modificaciones más relevantes para el público español que apenas he visto comentaaso en ningún sitio. Me refiero, concretamente, a los cambios introducidos en palabras como “estado”, “soberanía”, “nacionalidad” y “referéndum” que se detallan en este artículo de Gara.

Cabe tener en cuenta que el Diccionario de la lengua española se considera una obra normativa y los tribunales españoles deben regirse por sus definiciones a la hora de interpretar la legislación. Por lo tanto, cualquier cambio introducido en determinadas palabras clave puede hacer que una ley pueda interpretarse de un modo o de otro. Quizá soy un poco desconfiado, pero no creo que sea casualidad que se hayan modificado estos artículos justo ahora que está en marcha el “proceso catalán”, como tampoco creo que sea casualidad que los principales medios de comunicación de España hayan decidido centrar sus informaciones sobre el nuevo diccionario destacando palabras hispanoamericanas que suenen raras a oídos de un español.

sep 282014
 

The press is so powerful in its image-making role, it can make the criminal look like he’s a the victim and make the victim look like he’s the criminal. This is the press, an irresponsible press. It will make the criminal look like he’s the victim and make the victim look like he’s the criminal. If you aren’t careful, the newspapers will have you hating the people who are being oppressed and loving the people who are doing the oppressing. (13 de diciembre de 1964)

sep 202014
 

Los escoceses no son ingleses.

Los irlandeses del norte no son ingleses.

Los galeses no son ingleses.

Solo los ingleses son ingleses.

Sin embargo…

Los escoceses son británicos.

Los irlandeses del norte son británicos.

Los galeses son británicos.

Los ingleses son británicos.

 

En imágenes se verá más claro:

Reino Unido y República de Irlanda

Solo la parte marcada como ENGLAND es Inglaterra.

La parte marcada como WALES es Gales.

La parte marcada como SCOTLAND es Escocia.

La parte marcada como NORTHERN IRELAND es Irlanda del Norte.

La parte azul que no tiene ningún nombre marcado es la República de Irlanda.

 

Inglaterra + Gales + Escocia = Gran Bretaña

Inglaterra + Gales + Escocia + Irlanda del Norte = Gran Bretaña + Irlanda del Norte = Reino Unido de Gran Bretaña e Irlanda del Norte.

 

Por lo tanto, aunque Escocia siga perteneciendo al Reino Unido, los escoceses no son ingleses, sino británicos.

 

jun 262014
 

A lo largo del año, y cada vez más por la proliferación exagerada de las redes sociales, se realizan en el mundo innumerables concursos de todo tipo. Relatos de terror, fotos de tus vacaciones, vídeos haciendo una coreografía, cortos, carteles, logos… ¡INFINITAS COSAS!

Muchos de estos concursos tienen en común que es “el público” quien decide quién gana o, en algunos casos, quién pasa a la fase final.

La práctica totalidad de estos concursos, independientemente de la temática, se venden como “el mejor esto”, “la mejor aquello” y cosas similares. Sin embargo, la realidad es que se tratan, simplemente, de concursos de popularidad. El que convenza a más gente para que se registre en un sitio y le vote, gana.

Da igual quién sea el mejor, lo único importante es quién consiga “comprar” más votos, ya sea prometiendo cosas, intercambiando favores, aprovechándose de amigos y conocidos… Al final nunca ganará quien realmente lo merezca, sino el que haya sido más plasta o el que tenga más amigos.

Por eso, no me pidas que te vote. Me da igual si es un concurso de Facebook, un pique de Instagram, los premios del 20 Minutos o lo que sea. No me pidas que te vote. Porque si todos los votos de un concurso son de gente que vota por compromiso, por hacerle un favor a un colega, el resultado del concurso es totalmente injusto. Al darte el voto a ti, puedo estar perjudicando a otra persona que haya presentado un trabajo mejor.

Así que si me pides que te vote, me obligarás a decirte que no y quedaré como una persona antipática, cuando en realidad eres tú quien no juega limpio y quiere ganar usando artimañas.